Archivo del sitio

acerca de los deseos del corazón

Estaba apuntando un “deseo de mi corazón” y consideré (y por eso escribo) que no quiero que pase el tiempo, que tome el cuaderno y que me de cuenta que Dios lo concedió sin darme yo cuenta; sino quiero estar consciente de mi deseo, estar consciente de la bondad de Dios y ver venir el deseo de mi corazón, verlo acercarse, para sentirme emocionado y contento durante el proceso y finalmente explotar en alegría y agradecimiento.

Ver un deseo del corazón cumplido sin que uno haya pasado ese proceso que describo es como con la cartera vacía y un sabor como de “cebollazo” en la boca, sacar de esa cartera el arrugado recibo de mi restaurante favorito, con el cargo de mi platillo y postre favorito. UGH!         –         Prefiero la experiencia de planear ir a ese restaurante, alistarme, y bien guapa llevar a mi Pollita del brazo, abrir su puerta, encender el motor e ir en camino, pensando en el platillo,  de cómo huele, de cómo se siente al paladearlo, la textura, el sabor. Llegámos, nos asignan lugar rápidamente, un lugar cómodo, relajado. Instantáneamente recibir el menú, comparar y darme cuenta que allí está – el platillo… allí está en ese menú, me doy cuenta que ningún otro platillo le hace competencia y que seguramente estará próximamente en mi boca… Acto seguido – ordenarlo a mis especificaciones escuchando un “Claro que si señor, con mucho gusto.”, felizmente esperarlo mientras me distraigo con una entrada de cortesía… cinco o diez minutos y voilà – ahí viene – humeante sobre la charola del mesero, el tiempo parece pasar más lento mientras me doy cuenta de cómo viene: abundante, límpiamente adornado en su plato – acercándose a mi. El mesero lo toma y el mantel permite al plato deslizarse gentilmente hasta quedar delante de mi… HMMMM… el olor… las papilas gustativas preparadas, una boca salivante y una SON RI SO TA en mi cara… “¡Gracias Dios por tu provisión!”

Así es como quiero ver los deseos de mi corazón venir. Quiero saborearmelos aun que no hayan llegado… en vez de ver en una escena gris donde llegaron y ni cuenta me di.

Peace.

Anuncios